En el campo militar, de supervivencia o simplemente por atracción hacia la diversa oferta que existe en artículos tácticos militares, hay elementos de uso indispensable que a su vez cuentan con diferentes modelos, estilos y una gran variedad para elegir.

Los chalecos militares hacen parte fundamental de todo kit militar o de supervivencia. La capacidad de transporte y practicidad al usar diferentes herramientas como la radio, municiones, cuchillos, baterías o alimentos, posicionan a estos elementos en el top 5 de lo que toda persona cercana a este estilo de vida tiene que poseer.

Existen desde la versión más básica que es la de tirantes en “Y” que van desde el torso a la espalda pasando por los hombros, permitiendo una mayor capacidad de movilidad, pero reduciendo un poco la capacidad de carga, además de las precauciones que se debe tener al momento de repartir el peso y al asegurar los elementos que vayan dentro de este. Es un sistema diseñado para cargar básicamente bolsillos, funda de pistola, porta cargadores, cantimploras. La variación que encuentra este modelo es el diseño de los tirantes en H usado por primera vez por integrantes del ejército americano en Vietnam, este permite un poco más de rigidez y estabilidad a la hora de portar los insumos o armas.

Según la necesidad existe otra categoría más avanzada, que pasa de ser solo tirantes a ser como tal chaleco cubriendo torso y espalda, permitiendo así más bolsillos que se traducen en capacidad de carga, siendo aún ligero y fácil de portar permite inclusive según la cantidad de elementos a transportar no usar maletín adicional para portar otras cosas, permitiendo en este tipo de indumentaria adicionar un camelbak según su modelo. En este tipo de porta elementos se pueden modificar según la manera que necesite el individuo.

Entre los diseños más conocidos y usados de este tipo existe el LBV, desarrollado por los Estados Unidos en los 80’s pero que perdió su uso por el reducido tamaño de sus bolsillos que no permitía cargar municiones para cualquier arma. También el modelo Sudafricano, uno de los más populares en su categoría, por su diseño robusto, ligero y debido también a su gran capacidad de bolsillos. Otro es el LBE, todos en esencia parten del diseño original del LBV este con la particularidad de implementar el sistema MOLLE que da la capacidad de agregar o quitar bolsillos a gusto de quien lo use, este último es el más usado por los SEALS del ejército norteamericano.

Dentro de esta misma categoría hay chalecos militares más complejos como los que usan sistema MOLLE que permiten prácticamente diseñar el chaleco a practicidad y facilidad de quien lo porte, haciéndolo un elemento modular, fácil de llevar, con muy buena capacidad de carga, adaptable al cuerpo y a la función o necesidad que se tenga.

Existe otro modelo de estos que en su versión pesada cuenta con placas balísticas para la protección, aun siendo cómodos a la hora de cargarlos su peso aumenta por el aditamento antibalas y son menos frescos que cualquier versión anteriormente mencionada, por eso es más difícil y complejo para quien lo porte su uso en condiciones climáticas extremas, estos son más completos y también adaptables al usar el sistema MOLLE.

Otro estilo o modelo de estos elementos es el conocido Chest Ring siendo este un modelo más sencillo, logrando ser uno de los más fabricados en la historia, accesible, portable, pero con capacidad de carga limitada y prácticamente por obligación quien lo porte debe traer consigo maletín adicional para poder llevar su equipo completo.

La evolución de los chalecos militares los ha llevado de ser un simple accesorio para cargar elementos a convertirse en una pieza de vital seguridad para quien lo porte, los aditamentos modulares permiten que no sólo se brinde seguridad al pecho y a la espalda sino que se adiciona protección para cuello, garganta, ingle y algunos con placas laterales que permiten la protección total de la zona media del cuerpo, minimizando así los daños en esta área en caso de sufrir algún incidente.

Además de los chalecos, existen otros elementos adicionales que se pueden combinar con estos para hacer más efectivo el transporte de insumos, municiones y otros objetos necesarios, los cinturones militares son también piezas que facilitan la carga y uso de diversos materiales por su fácil accesibilidad y portabilidad.

Además de los múltiples bolsillos existen compartimentos que encontraremos en cualquier modelo de chaleco, como lo son los porta radios y porta documentos, estos llegan a ser inherentes al modelo que se adquiera y hacen parte de la estructura esencial de los chalecos militares.

Cabe recalcar que en gran parte del mercado virtual se encuentran versiones réplicas de los chalecos originales diseñados para el paintball y el airsoft, los que se encuentran originales en su mayoría de casos son de modelos que ya entraron en desuso por parte de las fuerzas militares y por eso muchas de las veces se encontrarán de segunda mano.

Como en todo mercado, para estos artículos existe una variedad de ofertas, que permite al comprador tener un bagaje de posibilidades para su elección, como siempre se convierte en un factor fundamental esta posición, la de quien va a adquirir el producto, su necesidad y su objetivo de uso, como se recomienda en la mayoría de sitios tácticos si apenas se está comenzando en esta actividad lo aconsejable es empezar desde las versiones más básicas.